Dra. Melómana (12): Lista para llorar un grito atrapado en tu estómago



Cortázar una vez escribió un texto que contenía instrucciones para llorar. Era una broma, pero yo creo sinceramente que hay gente que sí necesita aprender a liberarse del dolor. (Es curioso cómo algunos olvidan el modo de invocar al llanto, algo que practicamos desde nuestro segundo de vida y que durante nuestra infancia pasa a ser un recurso de supervivencia).
 En casos en que el lamento se endurece, queda atrapado en nuestro estómago y parece no poder ascender, la Doctora Melómana receta una dosis musical que busca la disolución a partir la estimulación del mismo principio que está causando la afección.
Para administrar la medicación, es necesario, en primer lugar, olvidar prejuicios de estilos, géneros e intérpretes: muchos de los temas que inducen al llanto suelen coquetear con la cursilería. También es conveniente abandonar la idea de que una canción que llama a la tristeza debe ser melódicamente lúgubre. Nada más alejado de la realidad: lo que aquí se prescribe contiene lirismo bucólico y epicidad. Para su correcta asimilación, se recomienda ocultarse en algún lugar de la casa, preferentemente el baño, ya que en caso de una lagrimorragia, el ambiente no se inundará. Se aconseja aplicar al atardecer, durante una caída del sol, si fuera posible. Como toda prescripción de la doctora, la depuración luego de la exacerbación del síntoma puede tener un efecto retardado. Repítase al día siguiente de continuar en el mismo estado.


Bonus: Woodkid: Someone Like You (cover)

CONVERSATION

0 comentarios:

Follow by Email