Sinestesias (capítulo 5): Fucsia 89



Los temas fucsia 89 no expresan su histrionismo en la voz cantante: esta siempre permanece calma y deja que las bases rítmicas y los sintetizadores actúen como los verdaderos liberadores de la energía contenida.

Al igual que la escritura de la palabra (fuCSia, ¡qué extrañamiento que provoca ver esto así escrito! ¿por qué no la admiten con x?), estos temas tienen un sabor "popular": podrían sonar en cualquier radio.

Su color no tiene nada que ver con un fucsia Barbie ni con el fucsia Playboy. No poseen el matiz pastel de un empapelado con flores que podría estar en la pared de la casa de alguna abuela. Se trata de un tono al que las bases electrónicas propias del tecnopop han metalizado. Podríamos decir que es muy parecido al fucsia de cierto papel glasé.

Para alcanzar esta sinestesia es fundamental haber nacido antes de 1989. Vale decir que aquellos que escucharon Depeche Mode en la cuna también estarán facultados para experimentarla. Sin embargo, no alcanza con una fecha de nacimiento: solo los que alberguen algún recuerdo de haber vivido (y no revivido) ciertos sonidos, conseguirán esta impresión en el alma.

Deberá buscarse un ambiente grande con algún espejo en la pared, que contenga un reproductor. Es necesario realizar la prueba un día viernes, en alguna pausa del trabajo o de los quehaceres cotidianos. Lo ideal es procurar la maniobra antes de que comiencen los gestos que advierten que está terminando la semana, ya que estos nos ubicarán en otra sintonía. En cuanto al atuendo, se recomienda vestir algún jogin (si cuentan con alguna vincha, mucho mejor). Si se reúnen todas estas circunstancias, como una poción mágica, la siguiente lista tendrá el color fucsia 1989.



CONVERSATION

0 comentarios:

Follow by Email