Dra. Melómana (16): Nadar y perder la conciencia



Cualquiera se tira en una pileta y nada, pero no todos pueden perder la conciencia y seguir dando brazadas. Para alcanzar este estado, se necesita práctica. No es condición ser un atleta, ni tampoco un budista. Se requiere de paciencia y algo de lucha contra la propia mente, que luego será nuestra aliada. En el agua, debemos dirigir la atención a los límites. Al andarivel, a la línea en el suelo, a la pared baja, a la de la zona profunda. En ese espacio reducido y eterno a la vez, de a poco, ya no queda lugar para (otros) pensamientos.
El agua es conductora de sonidos, pero estos no resultan como en el aire: parecen etéreos, remotos, auténticos, abismales, viscerales. Así es el tono de la música ideal para nadar. En una cuidadosa repetición, acordes y golpes susurran desde lejos y acompañan nuestros movimientos. Una y otra vez, hipnóticamente nos entregamos a la música y entonces el agua se vuelve aire.


Bonus:
EDWARD SHARPE AND THE MAGNETIC ZEROS- Dear Believer (Timmy The Terror Remix)



TAME IMPALA - Stranger In Moscow (MJ cover)




CONVERSATION

0 comentarios:

Follow by Email