¿Bailás? Vol. 19: Bailar saltando como resortes



Bailar dando saltos para responder a un instinto primitivo. Agacharnos, preparar el cuerpo para saltar y estirarnos todo lo que podamos. Creer que la tierra nos dará la fuerza para impulsarnos y superar nuestro pico, nuestra altura máxima alcanzada antes. Bailar para trasladarse hasta el cielo por segundos, pero vivirlos en cámara lenta. Bailar dando zancadas espaciadas porque se parece a volar. Bailar dando breves rebotes, pero constantes y rítmicos. Sentir el piso firme para devolvernos allá arriba. Volver los pies elásticos y dar giros, piruetas y vueltas en el aire. Bailar para escapar un rato de la gravedad del asunto. Bailar para creernos más livianos. Bailar cargados, pero bailar.


CONVERSATION

0 comentarios:

Follow by Email