Dra. Melómana (61): Manejar con la ventanilla abierta


La primavera nos incrusta su viento color lila en la cara. Con violencia, imprime en las pupilas cielos que auguran días espléndidos. Nos obliga a respirarla, a emerger del encierro que provocan los techos y asomar los pies descalzos a algún balcón; mostrarle al sol brazos con venas de sangre estancada. Su fuerza nos empuja a salir de la vaina con ímpetu, cuando ya nos sentimos más seguros para exhibir un poco de desnudez en esta intemperie.
En las ciudades, las viviendas expulsarán a sus ocupantes. Los paseos se tornarán más duraderos. Los pasos se volverán leves, al ritmo del aire, de las nubes y árboles moviéndose con el mundo. Recorreremos distancias subidos en autos que surquen el pasto de autopistas hacia la naturaleza escapando de nosotros mismos. En esa huida, abriremos la ventanilla y respiraremos, sintiendo que tenemos todo bajo control mientras suena en el estéreo la siguiente lista.

CONVERSATION

0 comentarios:

Follow by Email